Goldman Sachs ha elevado el precio objetivo de Deutsche Bank hasta los 53 euros por acción, lo que supone un potencial de revalorización superior al 30% respecto al cierre de anoche.