Goldman Sachs rebaja su recomendación sobre Banco Sabadell y Banco Popular de neutral a vender, al señalar que "es probable que continúen durante algún tiempo los vientos contrarios para los bancos españoles" y que las cotizaciones con prima de las acciones respecto al sector no están garantizadas. Indica que los próximos resultados del primer trimestre podrían mostrar que el contexto de tipos de interés sigue siendo problemático para los márgenes y que el crecimiento crediticio en España se está desacelerando. Fija el precio indicativo para Sabadell en 6,20 euros y para Banco Popular en 11,40.