El Gobierno reconoció hoy que el crecimiento del sector exterior, al que se ha situado como uno de los puntales de la recuperación económica, no implicaría por sí mismo una mayor creación de empleo y, ante la necesaria contención presupuestaria, apostó por abordar el impulso de la internacionalización desde la supresión de trabas administrativas y la coordinación de las políticas de las diferentes administraciones.