El Consejo de Ministros aprobó el viernes el objetivo de estabilidad presupuestaria para el trienio 2009-2011, que contempla superávit de las administraciones públicas del 0,8 por ciento del PIB en 2009, del 0,7 por ciento en 2010 y del 0,8 por ciento en 2011. En datos relativos al Estado (que incluyen a las comunidades autónomas y las corporaciones locales), el Gobierno prevé estabilidad presupuestaria en los dos próximos años y un superávit del 0,1 por ciento en 2011.
Con respecto a la Seguridad Social, el Ministerio de Economía pronostica un superávit del 0,8 por ciento del PIB en 2009, del 0,7 por ciento en 2010 y del 0,6 por ciento en 2011. La Ley de Estabilidad establece que las Administraciones Públicas presenten equilibrio presupuestario cuando el crecimiento económico se sitúe entre el dos y el tres por ciento. Por otra parte, el Gabinete también aprobó el viernes fijar en el cinco por ciento el límite de gasto no financiero para el Estado en los presupuestos de 2009.