El gobernador del Estado alemán de Hesse, Roland Koch, señaló el lunes que no se puede descartar la insolvencia de la filial germana de General Motors, Adam Opel GmbH, pero indicó que ése sería el peor de los escenarios. Koch afirmó que la insolvencia sería "la peor de las opciones posibles, en particular porque afectaría a los proveedores y los pagos de pensiones para los empleados". Añadió que es "importante que los inversores también asuman riesgos".