General Motors y el fabricante canadiense de componentes Magna se han fijado como objetivo firmar el acuerdo definitivo sobre la venta de Opel en torno al próximo 15 de julio, según fuentes próximas a las negociaciones. De rubricarse este acuerdo, Opel pasará a estar participada en un 35% por General Motors, en otro 35% por el banco ruso Sberbank, en un 20% por Magna y en el 10% restante por trabajadores del fabricante automovilístico. "Las dos partes convienen en que hasta el próximo 15 de julio disponen de tiempo suficiente en sus negociaciones para alcanzar una conclusión que siente las bases del contrato definitivo", añadieron las fuentes.