General Motors Corp. señaló que en caso de acogerse a la protección de las leyes de bancarrota, probablemente venderá activos a una nueva compañía operativa y liquidará sus activos restantes. La compañía proporcionó detalles sobre su posible plan en un documento presentado el jueves a la Comisión de Bolsa y Valores, o SEC.
El Gobierno de Estados Unidos dio plazo hasta el 1 de junio para que GM tenga preparado un plan de reestructuración viable o se acoja a la bancarrota.

La compañía indicó que si no ha recibido suficientes ofertas en su propuesta de canje de US$27.000 millones en notas para el 1 de junio, espera buscar alivio bajo el código de quiebras.

La fabricante de autos agregó que continúa solicitando el apoyo de sus tenedores de bonos, y señaló que si la oferta de canje tiene éxito, permitiría que GM se reestructure sin tener que recurrir a la corte de quiebras.

La firma rival Chrysler LLC se declaró en quiebra el mes pasado y está trabajando para mantenerse a flote.

GM busca enfocarse en cuatro marcas principales, así como cerrar y vender sus marcas que generan pérdidas en un intento por volverse más viable en momentos en que se observan caídas pronunciadas en las ventas de autos.