General Motors (GM) notificó hoy a 1.100 de sus 6.000 concesionarios en Estados Unidos que la compañía automovilística no renovará sus contratos en octubre del 2010, según informaron hoy medios de comunicación locales.
El vicepresidente de GM de Ventas en Norteamérica, Mark LaNeve, tiene previsto informar de forma oficial al público sobre los planes de la compañía a las 16.00 GMT.

La cadena de televisión CNN dijo que muchos de los concesionarios a los que GM no renovará sus contratos tienen previsto cerrar sus puertas en los próximos meses.

Ayer, Chrysler solicitó al juez del Tribunal de Quiebras de Nueva York que supervisa su suspensión de pagos que apruebe el cierre de 789 concesionarios en Estados Unidos para ahorrar dinero ante su falta de rentabilidad.

La petición de Chrysler fue respaldada por el Departamento del Tesoro estadounidense, que ha prestado 4.000 millones de dólares al fabricante desde diciembre del 2008.

La cifra prestada por el Gobierno estadounidense a GM ha sido superior y se eleva a 15.400 millones de dólares.

El plan de reestructuración de GM señala que la compañía reducirá un 40% su red de concesionarios en Estados Unidos para garantizar su supervivencia.

General Motors quiere operar en 2010 con 3.600 concesionarios, una vez que elimine las marcas Pontiac, Saturn, Hummer y Saab.

Estas cuatro marcas tienen unos 600 concesionarios en todo el país.