El presidente de la Asociación Europea de Constructores Automovilísticos (ACEA), Carlos Ghosn, ha pedido a la Unión Europea (UE) un papel más activo en la coordinación de las ayudas al sector, frente a la aplicación de planes nacionales. En una entrevista que publica hoy el "Financial Times" (FT), Goshn, también consejero delegado del grupo Renault-Nissan, advirtió del peligro de las intervenciones nacionales en favor de determinados fabricantes automovilísticos. "Europa no puede culpar solamente a los gobiernos por adoptar iniciativas y no tomar ella misma la iniciativa", afirmó el presidente de ACEA, al criticar los planes de rescate hechos a mediada para ciertas compañías. Dado el "deterioro" que sufre el sector, el alto ejecutivo subrayó que la UE tiene que actuar "de manera más rápida, decisiva y no reactiva, sino pro activa". Ghosn hizo esas declaraciones en una semana en la que General Motors instó a Alemania, Reino Unido, España y otros países a aportar más de 3.000 millones de euros para rescatar sus negocios en Europa y evitar así el cierre de fábricas o el recorte de empleos.