La compañía siderúrgica estadounidense General Steel amplió sus pérdidas en el segundo trimestre del año hasta los 31,8 millones de dólares, por encima de los 24,3 millones de dólares registrados el año anterior. Los ingresos crecieron un 5,7%, hasta los 408,9 millones de dólares.