La filial mexicana de la firma automotriz estadounidense General Motors ha invertido más de 1.360 millones de dólares en el último año en México, en particular en su planta de Ramos Arizpe, en el norteño estado de Coahuila. El presidente y director de General Motors de México, Kevin W. Williams, inauguró hoy la nueva planta de transmisiones de seis velocidades y la expansión de su planta de motores de seis cilindros en Coahuila. Fuentes de la empresa precisaron que General Motors ha invertido en los últimos doce meses unos 500 millones de dólares en la línea de producción de su auto Captiva Sport, más otros 391 millones de dólares en la expansión de su planta de transmisiones y 469 millones en su planta de motores.