El grupo automovilístico General Motors, que se encuentra en suspensión de pagos desde el pasado 1 de junio, ha decidido dejar de producir su gama de 'pick up' medios, ya que no ha conseguido encontrar un comprador para este negocio. La multinacional hizo público hoy un escueto comunicado en el que explica que "tras cuatro años de trabajar con múltiples compradores potenciales, General Motors ha decidido abandonar las operaciones de 'medium duty truck operations'. Como consecuencia, la compañía que preside Fritz Henderson dejará de producir los modelos Chevy Kodiak y GMC Topkick a partir del próximo 31 de julio, en el marco del programa de reestructuración que implementa el grupo.