Tras una recomendación de vender por parte de Goldman Sachs el valor perdía el paso de la directriz alcista desde los mínimos marcados en junio 2016 tras el Brexit.

Se deja así dos referencias de resistencia importantes; la primera en 20,6 euros y la segunda y más importante en 22 euros, donde se sitúan los máximos históricos del valor, como veremos en el siguiente gráfico.

La pérdida de la directriz alcista desde Brexit es el segundo aviso negativo del precio de cara al medio plazo. El primero se produjo con el choque contra 22 euros, que representaban los máximos de los ciclos alcistas de 2007 y 2015:

Estos datos negativos pasarían más desapercibidos si no fuera por la situación en los indicadores técnicos, que presentan serias divergencias bajistas en sus escalas lentas. Además nótese que las bandas en el precio se encuentran planas y cerradas, síntoma del inicio de un importante movimiento de cara a 2018. La pérdida de la directriz alcista provinente de los mínimos de 2012, actualmente en 17,5 euros, sería el tercer y final detalle técnico negativo de cara al medio plazo.

Hemos de tener en cuenta que una pérdida de la directriz alcista desde los mínimos de 2012 provocará que un deterioro en las cotizaciones que hará que el consenso comience una tendencia de recortes en el precio objetivo del valor. Abajo apreciamos lo expuesto:

¿Y qué tiene que ver GAS NATURAL con el IBEX35? El siguiente gráfico nos sacará de dudas:

 

Lo antes expuesto no es exclusivo para GAS, habiendo muchos valores nacionales e internacionales en parecidas circunstancias. En todo caso, ateniéndonos a GAS,  recomendaríamos vender posiciones de cara al medio plazo con la pérdida de la zona de 17,5 euros, e incluso reducir mientras no sea capaz de romper con solvencia la zona de 22 euros.

Recomendación: VENDER MEDIO PLAZO.