La decisión del Gobierno portugués de crear una tasa especial del 25% sobre las compañías petroleras para combatir la crisis, no tendrá ningún impacto en los resultados netos de Galp Energía, aunque supondrá una anticipación de los impuestos para la petrolera lusa. El Gobierno aprobó ayer en Consejo de Ministros la creación de una tasa de tributación para las empresas de productos petrolíferos refinados. La tasa del 25% sobre las plusvalías de los stocks de crudo de las petroleras. Es decir, se tributará la valorización de los 'stocks' desde que fueron adquiridos y el final del ejercicio. Esta tasa es conocida popularmente por "Robín Hood", ya que los beneficios extraordinarios obtenidos por la aplicación de este criterio estarán sujetos a una tasa de tributación autónoma del 25%, que será destinada a sufragar los apoyos sociales.