Iberdrola ha denegado cualquier operación o proyecto de operación con Gas Natural. Sin embargo, ha dispuesto que “si la compañía presenta un proyecto atractivo y favorable para los accionistas, todo se puede estudiar” señala el presidente de la eléctrica, Ignacio Sanchez Galán. En la rueda de prensa previa a la Junta General de Accionistas, que se celebrará el próximo jueves, Galán ha reiterado las cifras récord alcanzadas el pasado año y la aprobación del plan estratégico 2008-2010 en el que “contempla el inicio de un nuevo ciclo inversor, en el marco del cual prevé destinar 24.200 millones de euros”. Si bien Galán ha aprovechado para destacar el importante proyecto empresarial de la eléctrica durante el año pasado. Además, ha recalcado la evolución favorable que sigue la operación que mantiene con la estadounidense Energy East, que espera esté finalizada para verano de este año.
Muchas preguntas sobre Gas Natural y la respuesta siempre ha sido la misma. El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán ha confirmado que “no existe operación ni proyecto de fusión con Gas Natural” aunque si ésta pone las cartas sobre la mesa y el consejo lo aprueba “todo se puede estudiar”. Sin embargo, sólo llamará su atención si cumple con los requisitos básicos “y aporta beneficio al accionista”. Cualquier operación corporativa será estudiada siempre y cuando aumente el cash flow, la operación no sea dilutiva y contribuya al crecimiento de la empresa, además de dar liquidez financiera al grupo. Sólo en este caso, se pondrá a disposición del accionista para que sea él quien decida. Del mismo modo que ha desmentido conversaciones con la gasista, Galán ha respondido con un No rotundo a una “reunión formal” con Florentino Pérez, presidente de ACS. Sobre el precio válido para aceptar una oferta, “100.000 millones de euros es la cantidad mínima para comenzar a hablar”. Sin dar cifras exactas, Galán ha asegurado que “el control de la compañía tiene un precio que se llama prima” y más en una compañía que, según su presidente, ha multiplicado por 4,5 su capitalización bursátil y al cierre del pasado ejercicio alcanzó un beneficio de 52.000 millones de euros. “Oferte o calle” Es la premisa que el presidente de la eléctrica ha destacado ante la situación que mantiene con Electricité de France (EDF) -con la que no habla desde enero- pues todo el ruido que haya en torno a la eléctrica española “puede afectar a la buena evolución de sus negocios”. En este sentido, y tal y como recoge la legislación francesa, Galán lanza su particular amenaza: “si quiere una oferta hágala y sino cállese”. El presidente de la eléctrica habla de competencia desleal por parte de la compañía gala y lo único que pide es que si quieren lanzar una oferta que lo hagan. Sobre la capacidad de la francesa para afrontar el pago de Iberdrola, Galán ha asegurado que ese “es su problema”. Aunque recuerda que la FED inyectó 200.000 millones de dólares para todo Estados Unidos y “aquí hablamos de algún ciento de millón de euros que se mueve en los mercados financieros”. Aunque deja claro que “desde luego ACS no tiene esa capacidad”. En caso de mantener conversaciones, asegura Ignacio Sánchez “se hará calladitos y haciendo comentarios cuando los tengamos que hacer pues En busca del crecimiento En el nuevo plan estratégico para el período 2008-2010, aprobado por el consejo de administración, busca seguir la fórmula de los años precedentes “con la internacionalización como uno de los puntos clave”. Esto contempla, no sólo crecimiento orgánico sino también operaciones que contribuyan a la sólida estructura financiera. Así Galán advierte de que esta operación se basaría en “un modelo similar al de la fusión con Scottish Power, que diera tamaño, valor y aumenten la solidez de la compañía”. Una integración valorada en 17.200 millones de euros y que “ha sido una de las mayores operaciones de estas características afrontada jamás por una empresa española”. De ahí, que Galán considere “digna de estudio” esta operación. Y otra de las ramas en las que buscará expandirse será en la compra de la estadounidense Energy East. La adquisición, anunciada en junio de 2007 y valorada en 6.400 millones de euros, está prevista que finalice para junio de este próximo año. Para Ignacio Sánchez Galán, “el plazo dependerá del tribunal de Nueva York pero pensamos que una solución favorable sea lo más razonable”. Sin embargo, en caso de no ser así “tendríamos que replantear el negocio e irnos a otra parte de Estados Unidos, donde hay muchas oportunidades para llegar a un acuerdo con otros”. En su expansión, también ha resaltado la participación que mantiene en Gamesa. La eléctrica se ha propuesto “seguir incrementando su capital en la compañía pero sin la intención de superar el 30% que obligue a lanzar una OPA por la misma”, señala su presidente. Retribución al accionista Una de las señales que marca la buena evolución del negocio es el incremento del 44% en la cifra destinada a dividendos, lo que supondría un desmbolso de 1.353 millones de euros. Con esta cantidad, la rentabilidad total para el accionista será del 29% en 2007. Esta mejora está incluída en la estrategia de la eléctrica para los próximos años, en los que prevé invertir 24.200 millones de euros así como "duplicar las principales magnitudes de su cuenta de resultados". Los catalizadores de dicho crecimiento serán el área de renovables y la consolidación tanto de Scottish Power como Energy East.