El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, aseguró en su visita a la cumbre de Copenhague que los precios de la energía deberían subir si se quiere que las compañías realicen las inversiones requeridas para recortar las emisiones de dióxido de carbono.


Los consumidores deberían "pagar más y consumir menos", afirmó Sánchez Galán al diario británico 'Financial Times', donde además avanzó que Ibedrola Renovables espera recibir en 2010 unos 470 millones de dólares (315 millones de euros) en ayudas del Gobierno estadounidense para el desarrollo de proyectos eólicos, que se sumarán a los 600 millones de dólares (400 millones de euros) recibidos en 2009.

La presión a la baja en los precios de la electricidad en el primer semestre tanto en España como en Reino Unido, donde en 2007 Iberdrola adquirió Scottish Power, contribuyeron a la caída del beneficio de la compañía en un 23% en el primer semestre del año.

Sánchez Galán pidió un compromiso global en el recorte de emisiones de CO2 y consideró que la industria deberá realizar grandes inversiones para cumplir los objetivos planteados. Entre las infraestructuras necesarias, figuran plantas de carbón sin emisiones, parques eólicos y centrales nucleares, así como equipamiento para mejorar la eficiencia y redes eléctricas inteligentes, indicó.

"Estas cosas cuestan dinero. ¿Cuál es el precio adecuado de la energía? El que sea necesario para transformar el 'mix' energético del país", se respondió el pesidente de Iberdrola, quien recordó que en Reino Unido las autoridades han cifrado en 200.000 millones de libras (215.000 millones de euros) las inversiones necesarias en infraestructuras.

UN EURO MÁS AL MES

"Estamos ahora discutiendo en España acerca de los precios para el próximo año, y estamos hablando sobre un euro al mes por familia.

¿Eso qué es?", se preguntó. "En Reino Unido es lo mismo. ¿Qué supone una subida del 3%?, sólo una libra al mes por familia", añadió.

"Si las compañías no pueden esperar un retorno adecuado, no habrá ningún banco dispuesto a invertir, y el país tendrá un problema", señaló el directivo, quien además consideró que el recibo eléctrico sigue suponiendo un gasto relativamente pequeño para los hogares.

INVERSIONES

Iberdrola tiene previsto invertir el próximo año entre 4.500 y 5.000 millones de euros, en línea con lo dedicado a esta partida en 2009, pero por debajo de los 6.700 millones de 2008.

"Este año nuestro principal objetivo será el de mantener el 'rating' de 'A', y para ello será necesario ser muy estrictos en el control de caja, en la deuda y en la relación entre el Ebitda y el pasivo", aseguró, antes de citar las renovables como una de las principales áreas de inversión. De hecho, la actividad eólica recibirá inversiones de entre 3.000 y 4.000 millones de euros al año, afirmó.

"Si la compañía es capaz de salir de la crisis con un apalancamiento inferior al 50%, un Ebitda que crezca entre un 3% y un 6% al año, y un beneficio de unos 2.800 millones al año, y si es capaz de mantener el dividendo, seremos muy felices y estaremos muy satisfechos", añadió.