Los futuros sobre los índices neoyorquinos indican que habrá una apertura a la baja el viernes en Wall Street, que ahondaría las caídas de ayer, mientras se espera con expectación el dato del empleo de octubre. Tras una semana de datos contradictorios sobre la economía estadounidense, los inversores quieren saber cuántos trabajos se crearon el mes pasado y si el mercado laboral continua siendo el pilar más fuerte de la economía de Estados Unidos.
Los economistas consultados por Thomson/IFR prevén que el número de empleo crecerá en 85.000, comparados con los 110.000 de septiembre. Wall Street sufrió una sesión de importantes pérdidas ayer --el Dow Jones industrial average cayó 360 puntos-- por la preocupación sobre una ralentización del crecimiento económico en un entorno de creciente inflación. Esto último ha hecho reforzar la idea de que la Reserva Federal podría abstenerse de nuevos cortes de tipos de interés, tras la última del miércoles del 4,75% al 4,50%. Además, inquieta al mercado los datos conocidos esta semana sobre el recorte en el gasto de los consumidores en septiembre y la situación del sector manufacturero en octubre, que creció al ritmo más bajo desde marzo. Sin embargo, el dato de crecimiento del PIB del tercer trimestre fue mejor de lo esperado, con un ritmo anualizado del 3,9%. Los futuros del Dow perdían 6,00 puntos a 13.602,00. Los futuros del Standard & Poor's 500 se dejaban 2,50, un 0,16%, a 1.513,30; y los del Nasdaq 100 perdían 0,50, un 0,02%, a 2.215,00. Los precios del petróleo rebotaban en preapertura en Nueva York, tras los recortes de ayer. El barril subía 14 centavos a 93,63 dólares tras alcanzar los 96 dólares el miércoles