Los contratos a futuro sobre las acciones en Estados Unidos caen en esta jornada repleta de datos macroeconómicos. Se ha publicado el de las ventas minoristas del mes de julio, un claro indicador de la evolución del consumo en el país. Y se ha ajustado a lo previsto. El freno en el consumo redujo un 0,1% las ventas al por menor, frente al 0,3% de aumento registrado en junio. Y se ha publicado también el dato de los precios de productos de importación en Estados Unidos que subieron un 1,7% mensual en julio, frente al incremento del 1,0% que esperaban los economistas consultados. Se espera ahora la publicación de los inventarios semanales de crudo. Los contratos a futuro sobre el S&P 500 caen 5 puntos a 1.287, los futuros sobre el Nasdaq 100 pierden 1 punto hasta 1.944, y los del Promedio Industrial Dow Jones descienden 31 puntos hasta 11.614.
Los inversores siguen muy de cerca los movimientos del precio del oro negro. A pocos minutos del inicio de la sesión, el barril tipo West Texas se sitúa por encima de los 113 dólares, con una subida de 72 centavos. Los precios del petróleo han caído un 23% desde los máximos alcanzados a mediados de julio. Las previsiones de los analistas auguran un descenso en las reservas de crudo y de gasolina. En el apartado empresarial, la constructora Toll Brothers se sitúa en el centro de las operaciones del parqué neoyorquino, tras anunciar ayer que prevé un descenso en su beneficio del tercer trimestre del 34% respecto al mismo periodo del año anterior, hasta los 795,2 millones de dólares. El martes, los principales índices bursátiles estadounidenses concluyeron la sesión en territorio negativo. El Dow cayó 139,88 puntos a 11642,47; el índice Standard & Poor's 500 cedió 15,72 a 1289,59; mientras que el Índice Compuesto Nasdaq retrocedió 9,34 puntos a 2430,61.