El mayor fabricante mundial de chips para teléfonos móviles baja en torno al 2% en la preapertura tras recortar su previsión de beneficios. La compañía ha anunciado que prevé que en el tercer trimestre sus ingresos sean de 3.640 millones de dólares, por debajo de las estimaciones de los analistas que eran de 3.640 millones.