El Banco de Francia pronostica que el producto interior bruto (PIB) del país crecerá cuatro décimas en los tres primeros meses del año, lo que supone una décima menos de lo augurado en la primera estimación de la entidad. El Gobierno francés elevó el pasado 18 de enero su previsión de crecimiento para 2010 hasta el 1,4%, casi el doble que el 0,75% previsto a mediados de septiembre, cuando comenzaron a elaborarse los presupuestos del Ejecutivo.
Por otro lado, el Banco de Francia indicó que la confianza empresarial en el sector industrial disminuyó en febrero hasta los 102 puntos, frente a los 104 de enero, mientras que en el sector servicios subió a 90 puntos, uno más que en el mes anterior.