Los fabricantes estadounidenses de automóviles Ford y General Motors han mostrado su oposición al plan del fabricante estadounidense de componentes Visteon, que se encuentra en suspensión de pagos, en el que se recoge el pago de hasta 80,1 millones de dólares (57,6 millones de euros al cambio actual) en bonus para sus empleados, según sendos documentos presentados ante el Tribunal Federal de Bancarrota del Estado de Delaware.