Ford ha señalado que reducirá su producción en lo que resta del 2008 y sostuvo que ya no prevé cumplir sus objetivos para el próximo año. Ford explicó que el alza en los precios de las materias primas, en especial del acero, y un cambio acelerado en las tendencias de consumo de camionetas y vehículos deportivos harían imposible alcanzar su objetivo pese a sus esfuerzos de reestructuración. El presidente ejecutivo de Ford, Alan Mulally, dijo que el segundo mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos ahora espera operar cerca del punto de equilibrio en el 2009, gracias a los sólidos resultados de Europa y Sudamérica.