El grupo automovilístico estadounidense Ford no tiene previsto implementar una ampliación de capital para captar recursos, toda vez que sigue implementando su plan de transformación centrado en mejorar el balance y reducir la deuda. Así lo aseguró Alan Mulally, consejero delegado de la multinacional con sede en Dearborn (Michigan), el único de los tres grandes fabricantes estadounidenses que ha conseguido evitar la suspensión de pagos. Mulally destacó que el plan de transformación del grupo contempla una "agresiva" reestructuración para operar de forma rentable en los actuales niveles de demanda, así como un cambio en su 'mix' de producto.