La dirección de Ford España ha planteado a los representantes sindicales y a los trabajadores la necesidad de eliminar 600 empleos en la planta valenciana de Almussafes, con el fin de asegurar la viabilidad futura de la fábrica. La intención de la empresa es llevar a cabo esta reestructuración mediante bajas voluntarias y,para ello, reanudará las conversaciones con los sindicatos.