El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha recortado su previsión de crecimiento en la zona euro para 2008 a un 2,1% frente al 2,5% estimado anteriormente, mientras que prevé un crecimiento del 2,5% en 2007, frente al 2,6% anterior, según su última previsión. 'Los últimos datos dan señales dispares sobre la posibilidad de crecimiento de las economías occidentales de Europa para los próximos trimestres, aunque la última turbulencia financiera y un menor crecimiento en EEUU apuntan a una ralentización', dice.
En 2006, la economía de la zona euro creció un 2,8%. Por otro lado, el organismo internacional dice que el aumento del euro lastrará las exportaciones, especialmente en países con problemas de competitividad, 'incluyendo a España, Francia y Portugal', dice el informe. Además, el FMI dice que el Banco Central Europeo (BCE) debería dejar los tipos de interés sin cambios a corto plazo, aunque también debería estar preparado para ajustar los tipos después, cuando esté más claro el impacto de la reciente turbulencia del mercado. Los mayores riesgos a la baja que cita en el presente son los relacionados con la posibilidad de que las tensiones en los créditos afecten al consumo, a la inversión y al mercado inmobiliario. Además dice que la Europa occidental ya está afectada directamente por el contagio de la crisis subprime de EEUU, debido a la exposición de algunos bancos europeos al mercado inmobiliario estadounidense, y que el impacto puede ser mayor de lo que se supone ahora. Respecto a la inflación en la zona euro, se espera que esté al 2,0% para el resto de este año para luego oscilar alrededor del 2,0% en 2008, con los crecimientos salariales probablemente moderados a pesar del aumento del empleo, dice.