La empresa dedicada al desarrollo de aplicaciones para el uso sostenible del agua no pudo evitar los números rojos en el primer trimestre del año. Las pérdidas alcanzaron los 4,2 millones de euros. El ebitda se redujo un 72,9%, hasta los seis millones de euros, y las ventas diminuyeron un 25,2%, hasta los 123,4 millones, "debido en gran medida a un menor peso del negocio recurrente en el primer trimestre y debido también a que el primer trimestre de 2008 experimentó un alto crecimiento al no estar afectado todavía por la recesión".