Los consorcios automovilísticos Chrysler y Fiat han cerrado la alianza entre ambas entidades anunciada previamente para la formación de una "nueva" Chrysler que iniciará sus operaciones de forma inmediata, informaron ambas empresas, que señalaron que Fiat mantendrá un 20% del capital de Chrysler, ampliable hasta un 35% si se cumplen determinados compromisos.
Bajo los términos de este acuerdo, aprobados por el Tribunal de Quiebras de Nueva York, la antigua Chrysler vendió hoy formalmente la práctica totalidad de su activos, exceptuando las deudas y los pasivos, a nueva empresa denominada Chrysler Group LLC.

Al mismo tiempo, Chrysler ha canjeado a una filial de Fiat el 20% del capital de la nueva empresa. La firma transalpina tiene previsto aumentar su participación en dicha corporación "siempre que cumplan con determinados compromisos estipulados en el acuerdo", aunque no puede hacerse un capital mayoritario en el nuevo Chrysler hasta que se reembolsen todos los fondos cedidos por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Por su parte, el sindicato United Auto Workers (UAW) y el fondo para prestaciones sanitarias de los trabajadores jubilados (VEBA por sus siglas en inglés) han suscrito una participación por igual del 55% en Chrysler, mientras que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos y el Gobierno de Canadá mantendrán el 8% y el 2% de las acciones, respectivamente.

MARCHIONNE, NUEVO CONSEJERO DELEGADO.


El consejero delegado del grupo Fiat, Sergio Marchionne, pasará a ocupar la misma responsabilidad en Chrysler, que contará con un consejo de administración formado por nueve miembros. De este total, tres consejeros serán nombrados por Fiat, cuatro por el Gobierno de Estados Unidos, un consejero lo determinará el Gobierno de Canadá y otro, UAW.

Asimismo, se prevé que este consejo de administración designe a Robert Kidder nuevo presidente de la empresa, en sustitución de Robert Nardelli, que había manifestado previamente su deseo de abandonar su responsabilidad cuando se cerrara el acuerdo definitivo.


A través de esta alianza la firma italiana cederá su tecnología, plataformas y motores de coches pequeños y de tamaño medio a Chrysler, con el fin de que el grupo americano amplíe su actual gama de producto con modelos más respetuosos con el medio ambiente.

La corporación norteamericana se beneficiará de la experiencia de la empresa presidida por Luca Cordero di Montezemolo a la hora de reorganizar su negocio en tiempos de crisis y también accederá a la red de distribución internacional de Fiat, principalmente en los mercados de Latinoamérica y Rusia.

El consejero delegado del grupo Fiat y que desde hoy ocupará la misma responsabilidad en Chrysler, Sergio Marchionne, señaló la importancia de la puesta en marcha de esta alianza tanto para Chrysler, como para sus empleados y para la industria mundial del automóvil.

"Desde el comienzo, nos hemos mantenido firmes en que esta alianza debía ser un paso constructivo e importante para la resolución del impacto de los problemas sobre nuestra industria. Ahora buscamos establecer un nuevo paradigma de cómo las compañías del automóvil pueden operar de forma rentable y seguir adelante", añadió.

Marchionne aseguró que la nueva Chrysler se basará en obtener una cultura de la innovación a través de la tecnología y la experiencia de Fiat para expandir su cartera de producto tanto en Norteamérica como en otros países.

APOYO DE OBAMA.


El consejero delegado de Fiat y Chrysler señaló que las operaciones de la firma estadounidense que han estado paralizadas durante este proceso se retomarán "pronto". Asimismo, afirmó que la nueva alianza, que cuenta con el apoyo del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, representa un paso adelante de las empresas italiana y norteamericana para ser líderes de la nueva raza de fabricantes de coches.

"Esto tiene un proceso difícil para todos los involucrados, pero estamos listos para demostrar a los clientes americanos que Chrysler puede de nuevo ser una compañía fuerte y competitiva que produce una cartera completa de vehículos que capturan la imaginación e inspiran lealtad", apuntó Marchionne.