Ferrovial ha acordado la venta del 60% de las autopistas que gestiona en Chile a la empresa colombiana ISA por un importe de unos 209 millones de euros, informó hoy la compañía de construcción, servicios y concesiones.
El grupo que preside Rafael del Pino ha suscrito además una opción para vender el 40% restante de estas vías, con toda probabilidad, el próximo ejercicio.

Se estima que el conjunto de la operación, actualmente pendiente de obtener las notificaciones y las autorizaciones pertinentes, arroje a Ferrovial un beneficio neto consolidado de 250 millones de euros, que se reconocerá en el ejercicio 2010.

Ferrovial, a través de Cintra Chile, está presente en este país desde 1996, donde actualmente explota cinco tramos de autopista de la Ruta 5 que suman 907 kilómetros desde Santiago de Chile a la ciudad de Río Bueno.

A cierre de los nueve primeros meses del año, Cintra Chile obtuvo ingresos por 147,5 millones de euros y un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 102 millones. La compañía tiene asociada una deuda bruta consolidada de 1.200 millones.

Con este acuerdo de venta, Ferrovial logrará cerrar 2009 habiendo materializado todas las desinversiones y operaciones previstas para el ejercicio.

DESINVERSIONES

En el capítulo de ventas, la de las autopistas de Chile se suma a las ya realizadas del negocio de aparcamientos y del aeropuerto de Gatwick y suponen un importe total de 2.317 millones de euros.

Todo ello se añade a la operación de fusión de Ferrovial con su filial de autopistas Cintra, el relevo en su cúpula ejecutiva, las adjudicaciones y financiación de nuevas autopistas en Estados Unidos, las emisiones de bonos de BAA, la venta de su sede corporativa, e incluso el cambio en la imagen de marca.

En el caso de la venta de las vías de Chile, Ferrovial la enmarcó en su estrategia de rotación de activos maduros "para generar recursos financieros adicionales y utilizarlos en nuevos proyectos con un alto potencial de generar valor".

En cuanto a la firma compradora, la colombiana ISA, está presente en Brasil, Perú, Bolivia, Chile, Panamá y Centroamérica con negocios de transporte de energía, telecomunicaciones, infraestructuras y concesiones. Cuenta con activos por valor de 7.900 millones de dólares (unos 5.500 millones de euros) e ingresos de 1.305 millones de dólares (unos 905 millones de euros).