La rentabilidad siguió presionada por el débil tráfico en sus autopistas de peaje, por las fluctuaciones de las divisas y por el deterioro del mercado de la construcción en España.

Los ingresos de Ferrovial cayeron un 7,6% a 9.045 millones de euros. El beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones se redujo un 2% a 1.946 millones de euros.

La compañía lideró en 2006 un grupo de inversores que compró de forma apalancada por 10.300 millones de libras esterlinas BAA, el mayor gestor aeroportuario privado del mundo. Ferrovial se encuentra ahora vendiendo activos para reducir los costes de su deuda.

BAA acordó recientemente vender Gatwick al fondo de infraestructuras Global Infrastructure Partners por 1.510 millones de libras, después de que se le haya exigido deshacerse de dos de sus tres aeropuertos en Londres y de uno en Escocia por razones de competencia.

Las acciones de Ferrovial han subido cerca de un 60% en lo que va de año, con lo que han recuperado terreno tras haberse visto castigadas en los dos últimos años por los temores sobre su capacidad de hacer frente a su deuda.