El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, aseguró hoy de que el Gobierno "ha agotado las posibilidad de actuación expansiva de la política fiscal" por el deterioro del saldo de las Administraciones Públicas, que exige una estrategia de corrección con una ejecución presupuestaria "estricta" y "medidas enérgicas" para recuperar la confianza de los agentes económicos en la economía española.  Durante su comparecencia ante la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso para presentar el informe anual del supervisor, Fernández Ordóñez incidió en que la magnitud del esfuerzo fiscal español ante la crisis ha sido "muy superior" al de los países del entorno, al que se une la pérdida de recaudación motivada por la crisis.