Las acciones mexicanas caían el lunes temprano debido a que los mercados estadounidenses abrieron en territorio negativo y las acciones de la empresa de bebidas Femsa se desplomaban más de un 11% por la negativa reacción de los inversionistas ante la venta de su división cervecera a Heineken.