La publicación de los resultados de Fannie Mae vuelve a activar las alertas financieras. En la preapertura de Wall Street, las acciones de la agencia hipotecaria pasan de subir un 5,5% a desplomarse un 20%, una vez anunciado los 2.300 millones de dólares de pérdidas registradas en el segundo trimestre del año.