España pasa el examen de los mercados con nota. Nuestro país sigue con la buena racha de las últimas subastas de deuda y consigue vender sus notas más baratas. Ha logrado colocar deuda a 3, 4 y 5 años rebajando el interés ofrecido a sus acreedores en todos los tramos y superando también las expectativas en cuanto al monto de dinero. Hasta 4.560 millones de euros.

El Tesoro español ha logrado colocar 4.560 millones de euros, frente al rango esperado entre 3.500-4.500 millones en bonos con vencimiento en 2015 y 2016 y obligaciones a 2017. Las rentabilidades medias ofrecidas han sido inferiores a las de las anteriores subastas de estas características y en línea con lo esperado.

En concreto, España ha colocado 2.522 millones en bonos a 3 años logrando rebajar el interés al 2,861%, frente 3,384% de la subasta de enero. El ratio de cobertura de este tramo ha sido de 1,63 veces, frente al 1,8 anterior.

La rentabilidad del bono con vencimiento a 31 de octubre de 2016 quedó fijada en el 3,455%, por debajo del 4,021% ofrecido en enero. El ratio de cobertura final fue del 3,57, por encima del 3,24 de la subasta del mes pasado.  En este tramo España ha logrado vender 984 millones de euros.

Finalmente, el Tesoro ha vendido 1.054 millones en obligaciones con cupón 3,80% a 31 de enero de 2017. En este caso, el tipo medio ha pasado del 5,544% al 3,565%.

Tras la subasta, la prima de riesgo se sitúa 307 puntos. El Ibex 35, por su parte, no reacciona con demasiado optimismo. A esta hora sube un ligero 0,05% hasta los 8.619 puntos.

Detrás de esta buena colocación se piensa que están los bancos españoles, cumpliendo con su compromiso con el BCE de invertir parte de los préstamos que la entidad bancaria europea les ha proporcionado en comprar deuda soberana.

Detrás de esta buena colocación se piensa que están los bancos españoles, cumpliendo con su compromiso con el BCE de invertir parte de los préstamos que la entidad bancaria europea les ha proporcionado en comprar deuda soberana.