A pesar de terminar la semana por encima de comenzó, el oro se movió en un estrecho rango de 25 dólares, con un alza limitada por señales- aunque muy débiles- de que un programa de compra de bonos estadounidenses estaría cerca de terminar.
El metal llegó a tocar un mínimo de más de cuatro meses tras conocerse las actas de la última reunión de la Fed la semana anterior.

La semana pasada tocaba escuchar al BCE. El presidente de la institución bancaria central, Mario Draghi, anunció que se mantendrían los tipos de interés en 0,75%, vaticinando que la economía se reactivaría a finales de este año. El euro subió con fuerza y alcanzó el viernes su mayor nivel desde abril de 2012 frente al dólar. El oro contra el euro cayó considerablemente mientras que contra el dólar subió, a pesar de que el viernes por la tarde volvió a caer por debajo de los 1660 $ la onza.

El Fix de la tarde del viernes situó al oro en los 1657,50 $ la onza, mostrando una revalorización del 1,6% con respecto al fix del viernes anterior. Con respecto al oro en euros, el fix fue de 1243,25 $ la onza reflejando una caída semanal de más del 1,5%.



El Fix del viernes para la plata fue de 30,67 $ la onza, una subida de más del 4,5 % con respecto la semana anterior. En el caso del oro contra el euro, la subida semanal del precio de Fix fue del 2,7%, situando al metal en los 23,14 € la onza.



La volatilidad no está siendo la gran protagonista del nuevo año para los metales, algo que decepciona a los traders que buscan emociones más fuertes. No obstante, hay dos cosas que podrían hacer que el mercado se pusiera más interesante a lo largo del 2013.

Por un lado, el Año Nuevo chino. De aquí a un mes, tendrá lugar el periodo más fuerte para la demanda privada de oro. Las importaciones de oro a China vía Hong Kong se han reactivado y la actividad en el Shanghai Gold Exchange también apunta a una sólida demanda del metal físico. Nuevos datos de esta semana muestran un surgimiento de las exportaciones de China, un 14% por encima del año pasado, principalmente gracias al aumento de ventas a Estados Unidos.

En segundo lugar y más importante para la tendencia a largo plazo de los metales preciosos, las instituciones bancarias han adoptado una actitud bajista. Tras subir todas sus previsiones a lo largo del 2012, bancos como SocGen y ABM Amro, entre otros, están recortado sus predicciones para el precio medio del oro en 2013.

Aunque puede que estén en lo cierto, un mercado alcista sin bajistas suele dejar de ser alcista bastante rápido. Los compradores necesitan vendedores y ahora que los "expertos" (bancos) han recortado sus predicciones, los inversores pueden volver a su tarea de comprar oro de forma constante y discreta.