En el día de hoy hemos conocido que Noruega ha reducido considerablemente las perspectivas de reservas de Gas Natural para los próximos cuatro años debido a la escasez de nuevos yacimientos por parte de empresas como Royal Ducth Shell Plc (RDS). 

El segundo proveedor europeo de Gas Natural, recorta las estimaciones de sus reservas en un 31%, o lo que es lo mismo, 570,000 millones de metros cúbicos de gas. Lo que equivale la producción de cinco años con los niveles de producción actuales, y en términos económicos unos 186,000 millones de dólares al precio que cotiza hoy el Gas Natural.

Para Thina Saltvedt, analista de Nordea Markets en Oslo, "este hecho creará una mayor presión sobre toda la Unión Europea para desarrollar nuevos accesos a este tipo de energía. La UE se verá forzada a incrementar las importaciones desde Oriente Medio y Africa para compensar la fuerte dependencia rusa".