El Euro Stoxx 50 cierra -1,8% a 2.863,6 puntos tras una sesión irregular. Parte de la incertidumbre se produjo después de que el PIB de 4t de China fuera mejor de lo esperado, señala Michael Hewson de CMC Markets. También influyó la preocupación por las propuestas para limitar en EEUU el tamaño y el riesgo de los principales bancos del país. El subíndice Stoxx 600 de bancos cierra -2,6%. Los valores de materias primas también se vieron presionados y las negativas noticias de EEUU atemperan cualquier posible subida tras unos sólidos resultados del cuarto trimestre de Goldman Sachs.