El euro subió hoy rápidamente y se estabilizó por encima de 1,3650 dólares después de que se conociese que las ventas de viviendas tramitadas en EEUU en julio cayeron hasta su cota más baja de los últimos seis años. La moneda europea subió en el mercado de divisas de Fráncfort y hacia las 15.50 horas GMT cotizaba a 1,3669 dólares, frente a 1,3587 dólares de ayer por la tarde, mientras el Banco Central Europeo (BCE) fijó hoy su cambio oficial en 1,3588 dólares. Un experto del banco alemán BHF explicó que los datos del sector inmobiliario estadounidense dados a conocer hoy se consideran un indicador adelantado de la evolución del mercado de la vivienda y agregó que la bajada del índice perjudicó al dólar. El analista dijo que el mercado aguarda la publicación del informe coyuntural de la Reserva Federal (Fed) de EEUU, esta tarde, en el que esperan información sobre la evolución económica de este país en agosto y, quizá, sobre las primeras consecuencias sobre la crisis de las hipotecas.