Según el rotativo británico, “la idea de que España es algo diferente a Portugal se basa en una creencia un tanto extravagante que se trata de una economía más dinámica y es inmune a los ataques especulativos en virtud de su tamaño”.

Jarro de agua fría para la vicepresidenta Elena Salgado y también para el FMI que aseguraban esta semana que España bajo ningún concepto necesitará ser rescatada.

Pues bien, hoy un irónico artículo en el británico The Guardian pone en duda los argumentos sobre los que se basa esta teoría y asegura que España está siguiendo todos los pasos que en su momento Portugal o Grecia para ser rescatada.

Larry Eliot asegura en su artículo que mientras “Madrid insiste en que no hay razón para preocuparse”, lo cierto es que “España tiene profundos y asentados problemas económicos que la convierten en un candidato evidente” a la hora de necesitar ayuda. Algo que sería “prohibitivamente costoso e inaceptable” desde el punto de vista político al tratarse “de la cuarta economía más grande de la zona euro”.

Eliot entiende que existe “un patrón claro en la eurozona y no hay mucho dónde elegir entre Portugal y España.” The Guardian sostiene que ya “se ha oído todo sobre este asunto antes”, aquello del Spain is different, pero existe una “tesis” demostrable “desde la pasada primavera, cuando Grecia era el país que se encontraba en la línea de fuego”.

Sin embargo, desde la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y la misma España “el mensaje que se está intentando transmitir es que el rescate de Portugal marca una línea en la arena”, aquello del “dique” que utilizan algunos analistas. Portugal haría de barrera de contención para prevenir un posible rescate español. Pero existen, según The Guardian, “dos grandes problemas con esta línea argumental”.

El primero de ellos “es que existe este claro patrón sobre los acontecimientos dentro de la zona euro” dividido en cinco fases: “en la fase uno, un país señalado por los mercados financieros” como poseedor de un problema, en segundo término, “el país insiste en que está absolutamente bien y no tiene dificultades con este déficit presupuestario”; fase tres, entran en escena las agencias de calificación; fase cuatro, “el rendimiento de los bonos se dispara” y, por último, la fase cinco, es momento en que Europa interviene con el rescate. Pasos que, según Eliot, estaría siguiendo España

Además, el segundo problema que identifica es que mientras el crecimiento de la economía española se situó en el 0,6%, Portugal crecía al 1,2%; y mientras nuestro desempleo supera el 20%, el de Portugal es la mitad, en el 11,1%.
Y concluye The Guardian con contundencia: “una crisis en España pondrá en riesgo el futuro de la Unión Europea tal y como la entendemos ahora”.