son las conclusiones extraídas del último boletín del Banco de España donde se argumentaque el estancamiento viene dado una vez más a la débil demanda nacional. Y eso que el sector exterior aportó ocho décimas al crecimiento trimestral, dos décimas más que en el trimestre anterior, gracias al empuje de las exportaciones de bienes y de turismo.

Por otra parte, el supervisor explica en su boletín trimestral que existe el riesgo de que no se cumpla este año el objetivo del déficit. "Las tendencias vigentes indican la existencia de riesgos de que se produzca una desviación respecto al objetivo de déficit del 6% del PIB en 2011, como consecuencia de la debilidad de la recaudación impositiva y de la inercia del gasto, principalmente en el ámbito de las CCAA", indica el informe.

La lectura intertrimestral ha sido peor de lo que esperaba el Gobierno, que descartó una caída del PIB en el tercer trimestre del año porque esperaba un "avance" en línea con los tres meses anteriores, cuando creció el 0,2%.