Países como Polonia o Chipre se han colocado delante de la economía nacional.

La competitividad de la economía española ha caído nueve puestos hasta el número 42 del ránking mundial, según el 'Informe Global de Competitividad 2010-2011’ elaborado por el Foro Económico Mundial de Davos y recogido por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

El estudio compara la situación financiera de 139 países a través del análisis de 12 variables como el entorno macroeconómico, las infraestructuras, la ecuación, la innovación o la eficiencia de los mercados, entre otros.