La tasa de desempleo en Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se situó en febrero en el 8,6%, un décima menos que en el mes de enero, mientras que en España se incrementó en una décima, hasta el 19%, lo que la convierte de nuevo en la economía con el índice de paro más elevado de los países de la OCDE.
En un comunicado, la OCDE destaca que la tasa de desempleo se mantuvo "prácticamente estable" en febrero y achaca este descenso de una décima a la anulación parcial de los efectos que condujeron a un aumento temporal en la tasa de desempleo de Corea en el mes de enero.

"Mes a mes, la imagen general es una amplia estabilidad en todos los países de la OCDE, una tendencia reforzada por la tasa de desempleo del mes de marzo en Estados Unidos y Canadá, donde se mantuvo en el 9,7% y el 8,2%, respectivamente", apunta la organización, que, sin embargo, también recuerda que el paro sigue en niveles "cercanos a los máximos de la posguerra".

Tras España, los países con la tasa de desempleo más elevadas de la OCDE en febrero fueron Eslovaquia (14,2%), Irlanda (13,2%), Hungría (11,0%), Portugal (10,3%) y Francia (10,1%). Por el contrario, los economías con índices más bajos fueron Noruega (3,3% en enero) y los Países Bajos (4,0%).

Con respecto al mes de febrero de 2009, todos los países han visto un incremento en su tasa de desempleo, excepto Australia, donde el tasa de paro no experimentó cambios. El mayor aumento anual del desempleo se registró en Eslovaquía, donde la tasa subió 4,1 puntos porcentuales, frente a la media del 1% que se incrementó en el conjunto de los países de la OCDE.