España fue el cuarto país de la Unión Europea que registró un déficit público más alto en 2009, el 11,2% del producto interior bruto, frente al 4,1% de 2008, debido a la disminución de ingresos y al aumento de gasto público provocado por el agravamiento de la crisis económica, según los datos difundidos hoy por la oficina estadística comunitaria, Eurostat.

   Sólo Irlanda (14,3%), Grecia (13,6%) y Reino Unido (11,4%) tuvieron el año pasado un déficit peor que el de España. A continuación se sitúan Portugal (9,4%), Letonia (9%) o Lituania (8,9%). En Francia el déficit ascendió al 7,5% del PIB, en Italia al 5,3% y en Alemania al 3,3%.

En la eurozona, el déficit público se disparó desde el 2% en 2008 hasta el 6,3% en 2009 debido a la crisis, mientras que en el conjunto de la UE subió del 2,3% al 6,8%.