España fue el segundo país de la Unión Europea (UE) donde más se destruyó el empleo en el cuarto trimestre de 2008 (el 2,1% en relación al tercer trimestre), sólo superado por Letonia, donde la bajada fue del 2,8%. Según los datos facilitados hoy por Eurostat, la oficina estadística comunitaria, tanto en la zona del euro como en la UE también se destruyó empleo en los tres últimos meses del año.
En los países de la moneda única, 453.000 personas perdieron su trabajo de octubre a diciembre, mientras que los Veintisiete fueron 672.000, lo que supone una bajada del 0,3% en los dos casos.

Si se compara con el tercer trimestre del año, los países que más aumentaron su tasa de paro fueron de nuevo Letonia (5,4%) y España (3%), seguidos de Dinamarca (0,5%). Los que mejor estadística lograron fueron Polonia (3%), Eslovenia (2,2%), Bulgaria (2,1%) y Eslovaquia (2,1%). En tasa interanual, el desempleo se mantuvo estable tanto en el bloque de países con la moneda única, como en la UE.

En todo el año 2008, el paro también aumentó al mismo ritmo (0,8%) en ambos bloques y se registraron 1.137.000 nuevos desempleados, mientras que sólo en los últimos tres meses del año el paro aumentó un 0,3% tanto en la Eurozona como en la UE, con 453.000 y 672.000 nuevos parados, respectivamente.

Eurostat estima que en los últimos tres meses del año 225,3 millones de personas tenían empleo en el bloque de los 27, de los cuales 145,4 millones trabajaban en la zona euro.

Por países, los que más aumentaron su porcentaje de parados respecto al tercer trimestre de 2008 fueron Letonia y España