El grupo de distribución Eroski ha planeado deshacerse de 28 de las 59 gasolineras que tiene en propiedad.

Eroski tiene previsto completar la operación antes de que finalice el actual ejercicio fiscal, es decir, como fecha límite el próximo mes de enero de 2012. 

Esta estrategia forma parte de un proceso de desinversiones de inmuebles que ha puesto en marcha la compañía. En total, Eroski tiene clasificado para la venta un grupo de activos con un valor neto contable de 83,63 millones de euros, entre los que figuran las 28 gasolineras, 23 supermercados y dos hipermercados, según consta en el informe anual del grupo vasco.