La multinacional sueca de telecomunicaciones Ericsson planea cerrar a mediados del próximo año su centro de investigación y desarrollo y servicios globales de la localidad británica de Coventry, lo que podría implicar la pérdida de 700 puestos de trabajo, en el marco de los planes de reducción de costes de la compañía. El sindicato británico Unite manifestó su rechazo a los planes de Ericsson destacando que el centro afectado por el cierre apenas había sido inaugurado el pasado mes de mayo y afirmó que se opondrá a la medida.