El gigante eléctrico alemán anunció que ha comprado el 28% de los campos noruegos de gas Skarv y Idun de Royal Dutch Shell por 893 millones de dólares para incrementar sus activos de exploración y producción. E.ON invertirá 1.400 millones de dólares en los yacimientos.