Enel  ha aprobado una ampliación de capital de hasta 8.000 millones de euros y otras medidas multimillonarias para amortizar parte de la deuda y evitar rebajas de calificación crediticia. Enel anunció que su plan estratégico 2009-2013 contempla ventas de activos por 10.000 millones de euros, una reducción de las inversiones de 12.000 millones con respecto al plan anterior y modificar la política de dividendos para aplicar un payout del 60% en vez de aplicar una tarifa fija. Con estas medidas Enel quiere reducir su deuda a 41.000 millones de euros hacia finales de 2010. La deuda neta de Enel se verá incrementada de forma significativa a más de 61.000 millones por el acuerdo de compra de una participación del 25% en Endesa  que llevará al grupo italiano a tener un 92% de la eléctrica española.