Endesa ha registrado un beneficio neto de 633 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone un descenso del 39,8 por ciento frente a los primeros tres meses de 2006. La empresa justifica este descenso por la ausencia de extraordinarios. Sin tener en cuenta los resultados no recurrentes, el beneficio neto de Endesa ha crecido un 11,4 por ciento.
El beneficio neto de Endesa baja de enero a marzo frente a igual periodo de un año antes, cuando había ganado más de 1.000 millones de euros. Y es que en el primer trimestre de 2006, Endesa obtuvo 484 millones por la venta de Auna, el reconocimiento de sobrecostes en la generación extrpeninsular y el efecto fiscal de la fusión de Elesur con Chilectra. El resultado bruto de explotación (EBITDA), por su parte, se situó en 2.000 millones de euros en el primer trimestre del presente año, con un incremento del 15,3 por ciento, medido en términos homogéneos, y del 2,7 por ciento respecto de la cantidad reportada en los resultados del primer trimestre de 2006. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media un beneficio de 720 millones de euros. En términos homogéneos, es decir sin tener en cuenta los resultados no recurrentes, el beneficio neto creció un 11,4 por ciento en el primer trimestre.