La papelera obtuvo un beneficio de 29,5 millones de euros en el primer trimestre del año, un 115% más que en el mismo periodo del año anterior.

El EBITDA del Grupo mejoró un 54% tras situarse en 62,9 millones de euros. EBITDA del negocio de Celulosa crece un 80% impulsado por la mejora del 29% en el precio medio de venta. El EBITDA del negocio de Energía se situó en 9 millones euros y mantiene su objetivo de alcanzar 55 millones en 2018.

Ignacio Colmenares, consejero delegado de Ence, destacó que “las perspectivas de evolución del precio de la celulosa continúan siendo muy favorables. A corto plazo, los principales productores de fibra corta a nivel global hemos anunciado subidas adicionales de precios. Y a más largo plazo, la fortaleza de la demanda de celulosa y la ausencia de grandes proyectos para incrementar la capacidad de producción, hacen prever un escenario de precios altos al menos para los próximos tres años. En este contexto de precios, reiteramos nuestro objetivo de alcanzar un EBITDA de más de 300 millones de euros en 2018.”

La compañía destaca que las inversiones del Plan Estratégico de Ence siguen su ejecución con éxito. En marzo se ha llevado a cabo la ampliación de 30.000 t de capacidad de la biofábrica de Pontevedra y se han avanzado inversiones para implementar la ampliación de 80.000 t de la biofábrica de Navia,prevista para abril de 2019. Además, avanza la construcción de la nueva planta de 40 MW de Huelva, que comenzará a operar a finales de 2019 y generará un EBITDA de 11 millones euros poraño.

La fuerte generación de caja libre de Ence en el trimestre ha permitido destinar 17 millones euros a inversiones y reducir la deuda neta en 28 millones. El nivel de apalancamiento del Grupo a cierre del trimestre se sitúa en tan solo 0,5 veces el EBITDA de los últimos 12 meses, lo que permitirá a la compañía acelerar las inversiones pendientes del Plan Estratégico y mantener, a la vez, una remuneración para sus accionistas equivalente al 50% del beneficio por acción en tres pagos anuales.