La mesa negociadora del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a 234 trabajadores de Martinsa-Fadesa volverá a reunirse mañana para tratar de llegar a un acuerdo, que deberá ser aprobado por el juez que desde la pasada semana tramita el concurso de acreedores de la inmobiliaria. Después de que la Dirección General de Trabajo se haya inhibido de pronunciarse sobre el ERE, cualquier acuerdo al que lleguen empresa y trabajadores deberá tener el visto bueno del juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña que ha declarado insolvente a la compañía de Fernando Martín. Los sindicatos prefieren cerrar un trato con la dirección de la compañía al margen del procedimiento concursal, ya que la ley por la que se rigen estos procesos es menos favorable para los trabajadores.